San Mamés dio ayer una nueva muestra de la tremenda fortaleza que está exhibiendo esta temporada. Tras haber perdido la imbatibilidad general frente al Atlético y la liguera ante el Espanyol en una corta serie de tres partidos, superó el bache con una solvente victoria sobre el Granada encarrilada casi desde el pitido inicial gracias a la efectividad de Aduriz. El estadio bilbaíno se mantiene así como el principal sustento…

vía San Mamés se planta.