Ernesto Valverde guarda un grato recuerdo de su breve paso por Valencia, donde puso de pie un equipo arrodillado y reconcilió la grada con sus jugadores. Al final decidió declinar la oferta de renovación -tenía apalabrada su reincorporación al Athletic- y mañana regresará al campo que coreó su nombre y le pidió una y otra vez que se quedara al frente del conjunto ché. Txingurri expresó ayer su gratitud y admiración hacia una entidad que le dio trabajo cuando no lo tenía y sólo lamentó no haber clasificado al club para la Liga de Campeones, que se le escapó…

vía «Disfruté en el Valencia» – Athletic Club de Bilbao.