Se cumplen hoy dos años de la victoria del Athletic en Old Trafford. Seguro que miles de aficionados rojiblancos se han acordado de este aniversario. Y no sólo porque el acontecimiento sea todavía reciente sino porque para muchos de ellos lo vivido en Manchester fue una experiencia única. Desde luego, aquello fue mucho más que un partido de ida de unos octavos de final de la Europa League, que dicho así tampoco es que sea gran cosa. Y también fue mucho más que un gran triunfo en la casa imponente de un rival temible. A lo largo de su historia, el Athletic ha logrado victorias objetivamente más meritorias y complicadas. Eso no lo discute nadie. Ahora bien, Old Trafford siempre será especial. Pasarán los años y ninguno de los 8.000 hinchas…

vía Old Trafford forever. El Correo.