De baja estatura, delgado, con la mayoría de edad recién cumplida y todavía cara de niño. Es la engañosa apariencia de Unai López, uno de los pilares del Bilbao Athletic al que Ernesto Valverde quiere tener cerca en la decisiva recta final de la temporada. Su calidad, su visión de juego y su capacidad física -a pesar de camuflarse en una ‘carcasa’ endeble a primera vista- han «sorprendido» y calado a partes iguales tanto en el cuerpo técnico como en los jugadores de la primera plantilla. «A veces el equipo necesita aire fresco», expresa Óscar de Marcos…

vía Aire fresco para el Athletic.