PARECE que los entrenamientos a puerta cerrada en Lezama dan sus frutos. La pizarra de Ernesto Valverde funcionó anoche en San Mamés en varias ocasiones. De hecho, fue providencial. Las jugadas de estrategia tienen su importancia, sobre todo en partidos en los que el rival, como fue el caso del Getafe, no quiere salir de la cueva. Defender, presionar y evitar riesgos innecesarios, ese fue el guion del contrario. Un planteamiento un tanto rácano, pero que es comprensible en un grupo que aterrizó en Bilbao con una racha negativa a su espalda de las que dan vértigo. Y el equipo de Cosmin Contra se le atragantó durante muchos minutos al Athletic…

vía La pizarra de Valverde. Deia. Noticias de Bizkaia...