BILBAO – El fútbol también tira de pragmatismo en partidos puntuales. El de ayer fue uno de ellos. El Athletic, por lo menos, así lo entendió. Asumió que sus sensaciones no fueron buenas en el Martínez Valero, sino todo lo contrario. Fueron horrorosas. Y, ante semejante escenario sombrío, el consuelo se limita a no perder, lo que no es un asunto baladí cuando se van quemando hojas del calendario y el bonito objetivo de la Champions está cada vez más cerca de ser una realidad…

vía El punto pragmático. Deia. Noticias de Bizkaia...