Sumar siempre es bueno. Aunque sea un punto. Continúan los empates en la gira meditarránea del Athletic. Sucedió contra el Valencia, también contra el Villarreal, y ahora con el Elche. En un partido extraño, marcado por un viento que dificultó el juego e impidió que los bilbaínos se sintieran cómodos, los bilbaínos han aumentado su recolecta con una igualada que quizá sepa a poco si se mira a la entidad del rival (sólo dos puntos por encima del descenso al inicio del choque). Pero se puede convertir en oro, en función de los resultados de los oponentes. Es uno de esos empates de oficio, que ya hubiera firmado el lunes la Real en Almería. Quizá se acuerden los donostiarras de esa igualada frustrada en el descuento, y por eso debe adquirir mayor relevancia el punto que se trae el grupo vizcaíno de un campo inexpugnable en las últimas…

vía Un punto de Champions. El Correo.