PARA los temerosos hijos del dios de las desgracias ocho partidos son todo un mundo. Miran el calendario y cada uno de esos fines de semana queda a años luz de la galaxia Tranquilidad. Lleva tanto terreno ganado el Athletic en la cabalgada hacia la tierra prometida de la Champions que empiezan a crecer los agoreros, aquellos que piensan que cualquier día de estos se cruza un gato negro (la lesión de Gurpegi, sin ir más lejos…) en el camino. No hay memoria de una situación tan ventajosa en el objetivo grande de la temporada y, sin embargo, hay quien valora lo que resta con extrema…

vía El cielo y la tierra. Deia. Noticias de Bizkaia...