LEZAMA – Jugar en casa siempre otorga un plus de posibilidades y esperanzas al equipo local, espoleado por los ánimos de sus fieles aficionados. Se trata de una máxima que adquiere un rango aún mayor si el campo que acoge la batalla responde al nombre de San Mamés y en él rugen once leones en busca de un capital triunfo.

Nadie duda que mañana, antes incluso de que el balón eche a rodar, las gargantas de 36.000 rojiblancos estarán perfectamente afinadas para tratar de llevar en volandas a los de…

vía Valverde no quiere distracciones en san mamés. Deia. Noticias de Bizkaia...