La intranquilidad que empieza a adueñarse de algunos aficionados por la remontada del Sevilla contrasta con el semblante de quien debe ser portador de un mensaje sereno. El conjunto hispalense está con la sexta puesta, pero Ernesto Valverde recuerda los números de sus pupilos y enarbola la bandera de la confianza en vísperas del partido de mañana ante el Atlético. Lo enarbola además con una proyección de más largo alcance, que el manjar está esperando en ocho fechas…

vía Valverde: “Tengo buenas sensaciones”.