Al mal tiempo, buena cara. Carlos Gurpegi, que el pasado martes fue intervenido en Gasteiz de la rodilla que se dañó en el transcurso del partido de Liga frente al Getafe disputado hace quince días en San Mamés, ya está de regreso en Lezama. El capitán rojiblanco no quiere dejar solos a sus compañeros en esta ilusionante recta final de Liga.

El navarro, al que la operación de Mikel Sánchez le ha dejado más que satisfecho, acudió ayer a las instalaciones del club rojiblanco como copiloto de su propio vehículo y con el ahora necesario…

vía El capitán vuelve a estar al mando de la tropa.