EN un equipo que basa sus opciones de éxito en el trabajo colectivo y en la correcta aplicación de las directrices tácticas impulsadas por su entrenador, disponer de un doble pivote aplicado y eficiente habilita el camino hacia el objetivo. Ganar la batalla que acostumbra a librarse partido sí y partido también en el centro del campo significa no perder el control del choque. Y para eso, pocas parejas en la Liga ofrecen mayor rédito que la formada por los levantinistas Pape Diop y Simao Mate Junior…

vía Simao-Diop, el muro africano. Deia. Noticias de Bizkaia...