“La llave de todo la tiene el partido del Málaga”, lanzó ayer Valverde. Para abrir al Athletic de par en par la puerta de la Champions y para cerrársela a sus rivales, Sevilla, Villarreal y Real. Lo comentó al poner sobre la mesa que al conjunto bilbaíno le bastaría con ganar los tres encuentros que le quedan en San Mamés para sellar su pasaporte. Precisamente, dos de ellos serían ante teóricos rivales directos, los hispalenses y los donostiarras. A los leones…

vía Una puerta y tres cerraduras.