DESPUÉS de muchas jornadas apareciendo por la zona ancha, como una aspiradora en busca de las caídas y de todo balón susceptible de caer de su lado, Mikel Rico se ausentó del once titular que Ernesto Valverde presentó de inicio en San Mamés. Al mejor fichaje rojiblanco del año, si el hinchazón de su tobillo lo permite, se le espera para el decisivo choque de dentro de dos semanas contra el Sevilla. Hasta ese momento, parece que Erik Morán es el que va a coger el testigo en el centro del campo del Athletic. Anoche…

vía Morán lo hace fácil. Deia. Noticias de Bizkaia...