CON la depresión incrustada en el ambiente blaugrana, el Athletic pasó por Can Barça con ganas de aprovechar la crisis que azota al conjunto catalán. Casi lo hizo. Un zarpazo de Aduriz, quién si no, estuvo a punto de agrandar la herida. El fin de ciclo es un hecho en el Barcelona. Sus dirigentes ya han empezado a planificar la operación renove. Y parece que Andoni Zubizarreta, si hay fumata blanca de la FIFA, va a tener un cheque en blanco para los refuerzos. Los momentos de gloria han pasado a mejor vida en la ciudad condal. Son cosa del pasado. Eliminados de la Champions, sin el título…

vía Flagelación y resurrección en dos minutos. Deia. Noticias de Bizkaia...