Toda la semana apelando a los hados, al mejor de los espíritus futbolísticos, a la afición, a los jugadores, a San Mamés y a cualquier cosa que suene a rojiblanco y resulta que a los cuatro minutos prácticamente se había terminado la historia. Y es que en ese cuarto minuto de partido Susaeta ha sacado un corner envenenado al primer palo que nadie ha sido capaz de tocar y que Beto se ha comido para que el 1-0 subiera al marcador.

Las previsiones más optimistas hechas realidad. Es decir, se esperaba que el Athletic saliera a dar candela desde el arranque para poner las cosas en su sitio y los seguidores habían encendido velas a la Virgen de Begoña pidiendo que esa puesta en escena…

vía Athletic-Sevilla (3-1): Por la puerta grande | elathleticclub.com.