Eran las cinco de la tarde y cientos de personas esperaban el el Hotel Meliá la salida de los jugadores. Había hambre de Champions. Se respiraba en el ambiente. Era un día grande y no se podía fallar. Además, el tiempo dio una tregua y se abrieron unos claros como los que provocaron los delanteros rojiblancos a la defensa sevillista. Hoy, Bilbao, ha amanecido sabiendo que el próximo viernes en Vallecas (21.00 horas), puede certificar matemáticamente su participación la próxima temporada en la máxima competición europea: la Champions League…

vía “A un partido del sueño” – Athletic Club de Bilbao.