ENTABLAR un pulso directo con el Sevilla era la única manera de dilucidar si la Champions League, el objetivo interiorizado después de muchos meses de brega, tenía sentido y era una aspiración coherente o, por el contrario, se trataba de un logro pretencioso. El esperado contraste con el único rival identificable en la fase decisiva del calendario despejó todas las dudas: el Athletic es el legítimo propietario de la cuarta posición porque es el equipo más entero y solvente. Si su comportamiento a lo largo del año se podría reflejar en una línea recta perfectamente dibujada, en el partido crucial…

vía La batuta es Iturraspe. Deia. Noticias de Bizkaia...