Ya está. El Athletic no quiso darle emoción al asunto y aprovechó la primera de las tres oportunidades que le ofrecía el calendario para certificar la propiedad de la cuarta plaza, la misma que ha ocupado en los últimos cinco meses y que no se le podía escapar. Hizo un partido muy serio, no se permitió ni una concesión y le pasó por encima al Rayo en un ejercicio intachable de laboriosidad y pragmatismo. No fue un partido bonito, quizás de ahí que todos los goles naciesen a balón parado, pero el juego discurrió en una única dirección, siempre impulsado con energía hacia el área madrileña…

vía Fiesta grande en Vallecas. Deia. Noticias de Bizkaia...