La relajación que inevitablemente viene después de cumplir un objetivo, más aún cuando ha costado tanto esfuerzo conseguirlo, no tiene por qué convertirse en un elemento negativo de cara al derbi del domingo en San Mamés. Al contrario. La liberación de endorfinas de la goleada que selló el pase de Champions de los leones en Vallecas supuso tal subidón que los leones quieren alargarlo toda la semana para celebrar por todo lo alto el éxito con la afición.

Al fin y al cabo, es un logro de todos. Fruto de la “unión”. Por lo que no hace falta buscar alicientes en la dolorosa derrota del último derbi disputado

vía Mundo Deportivo Iturraspe: “El pase de Champions ya es bastante revancha contra la Real”.