El Athletic competirá hoy por el puro placer de jugar, ganar y regalar un triunfo especial a su afición. El derbi viene un tanto descafeinado por aquello de que los dos rivales se presentan con los deberes hechos y con el sello europeo impreso en sus pasaportes, aunque es verdad que la Real Sociedad quiere apurar sus opciones de terminar quinta y, de esta manera, evitar la previa y acceder directamente a la fase de grupos del segundo torneo continental. Pero el protagonismo de esta tarde será indudablemente para el equipo bilbaíno y el océano rojiblanco que desbordará las gradas de La Catedral, que bendecirá la fiesta de la celebración y clausurará una campaña espectacular, en la que…

vía La Catedral bendice la fiesta de la Champions . El Correo.