La Real llegó ayer por la tarde a Mungia, al Palacio Urgoiti, que será su cuartel general hasta el encuentro de hoy. Los guipuzcoanos se concentraron allí por segundo año consecutivo, como buscando otra vez el efecto talismán que tuvo este hospedaje la temporada pasada.

Los txuri urdin se preparan para disputar un derbi atípico, en el que faltarán sus aficionados para darles el calor que les han brindado otras campañas desde las esquinas del campo bilbaíno…

vía Mundo Deportivo Objetivo: aguar la fiesta rojiblanca.