El cierre de la temporada del Athletic deja un buen número de conclusiones positivas. Empezando por la portería, uno de los pilares sobre los que se sustenta la cuarta plaza conquistada por los leones. Gorka Iraizoz, protegido por una sólida defensa, ha contribuido a frenar la preocupante sangría de goles en contra sufrida el curso anterior para alcanzar un registro (39) inédito desde finales de los ochenta. Le han llegado menos que en otras campañas y ha parado más. Buena señal. El nuevo San Mamés ha disfrutado de la mejor versión del guardameta navarro desde que asumió la portería rojiblanca con la ilusión de seguir la estela de su ídolo Iribar…

vía Mundo Deportivo El mejor Gorka.

Anuncios