Desde su estreno en el primer equipo ya se le vio algo especial. Pero la evolución de Aymeric Laporte en su primera temporada completa como león ha sido espectacular. Es el segundo jugador de la plantilla rojiblanca con más minutos. Y hasta la lesión de Gurpegi formaron una de las parejas de centrales más sólidas de la Liga. Los 39 goles encajados en 38 jornadas hablan por sí mismos. Son el resultado de un trabajo serio y eficaz en el que el joven defensa galo ha destacado sobre el resto.

vía Mundo Deportivo El ‘alumno’ prodigioso.

Anuncios