DICEN que las casualidades no existen. ¿O sí? “Tal vez sí”, responde Alain Arroyo Bilbao, 1982. Su nombre, que quizá puede pasar desapercibido para la mayoría de los mortales, estuvo en boca de muchos hace exactamente un año. Suyo fue el último gol del viejo San Mamés en una fecha histórica, el 5 de junio de 2013, día en el que el Athletic y la selección de Bizkaia disputaron el último encuentro de un campo que ya ha pasado a mejor vida. Bajo el arco, sobre el verde césped que muchos seguidores guardan en sus hogares como un recuerdo imborrable, Arroyo aprovechó un asistencia de Unai Medina…

vía Una histórica casualidad. Deia. Noticias de Bizkaia...