BILBAO – Querer es poder. Aymeric Laporte cumplió su palabra. Manifestó a su entorno que su único deseo residía en continuar en el Athletic, con lo que espantaba todo atisbo que pudiera apuntar a una posible salida en caso de que un club pagara la cláusula de rescisión de su contrato, que hasta el día de ayer se elevaba a los 36 millones de euros. El club que preside Josu Urrutia también confiaba en que el de Agen hiciera oídos sordos de la tiranía de la rumorología y blindara su compromiso con la entidad bilbaina. Dicho y hecho…

vía El efecto laporte. Deia. Noticias de Bizkaia...