El encuentro ante el Getafe fue su peor momento después de una sucesión de meses en las que las cosas iban sobre ruedas. De nuevo el quirófano le llamó a su fría estancia, en esta ocasión para recomponer su maltrecha rodilla. El 22 de marzo Carlos Gurpegi se reencontró con ese mal fario que tanto le ha perseguido durante su trayectoria. Fue a por un balón que Markel Susaeta había colado en el palo izquierdo del meta madrileño en busca de un…

vía Mundo Deportivo Gurpegi: El gran capitán nunca falla y refuerza un zaga enorme.