Lo primero que le viene a la cabeza a Ismael Urzaiz cuando se le menta aquella meta europea disfrutada a finales de los noventa tiene que ver con la cocción final que dio paso al gran festín. «El recuerdo más cercano es haber llegado ahí, acabar segundos, con una gran celebración en Bilbao y luego el partido no sé si fue ante el Rosenborg, me parece, y el oír el himno de la Champions», empieza rebobinando el ex delantero de Tudela…

vía MD Urzaiz: «Es lo máximo».