Aritz Aduriz tiene por delante una temporada ilusionante y exigente a partes iguales. La llegada de Borja Viguera, el único fichaje, aumenta la competencia en el ataque. Además, Kike Sola ha dejado atrás sus problemas físicos y Guillermo busca un hueco tras su intermitente participación del pasado curso entre el filial y el primer equipo. Gaizka Toquero, por su parte, no se rendirá en su empeño de seguir siendo una baza para Ernesto Valverde…

vía Aduriz: “Tenemos muchas variantes en ataque”.