Mikel Balenziaga se adueñó el pasado curso de una posición maldita, de un lugar en el campo en el que el Athletic ha pasado por muchas necesidades durante largo tiempo. Sin embargo, el regreso del defensa ha dotado de cierta estabilidad al lateral izquierdo rojiblanco. Después de dos años en los que creció y se asentó en el Valladolid, con Miroslav Djukic en en el banquillo, que llegó a definir al guipuzcoano como el «mejor lateral de Segunda…

vía Balenziaga: Me queda mucho por mejorar . El Correo.