Además de un matrimonio gallego -él con un pin del Athletic- y dos jóvenes chicas locales, la práctica de ayer de los vizcaínos contó con un testigo inesperado. En la única grada del Sportplatz Bürgerau había un hombre con una pequeña cámara de vídeo, un trípode y un bloc de notas en el que, cada cierto tiempo, tomaba apuntes. Cuando Ernesto Valverde y sus ayudantes arribaron al campo de entrenamiento conversó con ellos. Les pidió permiso para grabar la sesión. Ningún problema…

vía El Werder Bremen espía al Athletic . El Correo.