BAIONA – Treinta minutos. Ese fue el tiempo que tuvo Gaizka Toquero en Baiona para intentar agradar a Ernesto Valverde y reivindicar su posición en una plantilla en la que va perdiendo peso a medida que se suceden los años. A solo seis días de alcanzar la treintena de años, completar una buena actuación contra el Toulouse se había convertido en una necesidad de primer grado para el gasteiztarra, que partió…

vía El largo túnel sin fin de Toquero. Deia. Noticias de Bizkaia...