CARLOS Gurpegi era ayer la viva imagen de la satisfacción en el entrenamiento que el Athletic llevó a cabo sobre el césped de San Paolo. Dentro de unas horas, cuando el colegiado desate las hostilidades con el pitido inicial del choque ante el Nápoles, seguro que el de Andosilla tuerce el rostro fruto de la concentración y de la tensión…

vía La sonrisa del capitán. Deia. Noticias de Bizkaia...