El Athletic aprovechó la jornada de ayer para abrir las puertas del casi acabado San Mamés a sus socios. Hubo menos gente, mucha menos, de la esperada en las gradas del coqueto y moderno estadio rojiblanco. Nada que ver con lo que sucederá mañana con motivo de la visita del Nápoles…

vía San Mamés huele a fútbol.