El Athletic aguantó ayer las acometidas del Barcelona 78 minutos. Todo se vino abajo instantes después, en el 79 de juego. Fue entonces cuando la sociedad Messi-Neymar conectó con peligro por primera vez. Nada pudo hacer Gorka Iraizoz para frenar al brasileño en el mano a mano. El tanto, casualidades de la vida, llegó cuando…

vía Un maldito error. Deia. Noticias de Bizkaia...