BILBAO – Pocas cosas positivas se pueden rescatar de la actuación del Athletic ayer en San Mamés. Los rojiblancos cayeron con merecimiento ante el Granada de un viejo conocido como Joaquín Caparrós, que leyó el encuentro a la perfección. El partido deja a los bilbainos en una delicada posición en Liga, con solo tres puntos de doce posibles. Tres derrotas y una única victoria, ante el Levante en la segunda jornada. Un hecho que no es para nada del agrado de Ernesto Valverde, que tras el choque ante el Barça ya mostró su preocupación y ayer volvió a…

vía Valverde no esconde su preocupación. Deia. Noticias de Bizkaia...