La afición de San Mamés siempre se hace notar. Anima a su equipo en todas las circunstancias. Pero cuando realmente parece que tiemblan los cimientos del estadio es cuando los leones marcan gol. Un estallido que ya hace mucho, demasiado, que no se escucha en el nuevo estadio bilbaíno. El equipo de Valverde lleva nada menos…

vía MD 284 minutos sin marcar en San Mamés.