Uno de los peores errores que se puede cometer en los momentos críticos es caer en la autocomplacencia. Las victorias valen lo mismo si juegas mejor, igual o incluso peor que tu adversario. Lo que cuentan son los puntos…

vía El Athletic mejora, pero tampoco tanto.