SI el fútbol estuviera a merced de la tiranía de las estadísticas, el partido que enfrentará mañana a Almería y Athletic en el estadio Juegos Mediterráneos estaría condenado al empate. El motivo es elocuente: los pupilos de Francisco no saben lo que significa ganar como locales y los de Ernesto Valverde se han olvidado por completo…

vía Un choque de largos lamentos. Deia. Noticias de Bizkaia...