Es una de los lances más deseados por cualquier jugador. Todo el mundo desea anotar desde el córner de una manera directa, firmar el gol olímpico que añada más pedigrí a tu hoja de servicios. Si encima es en un encuentro de tanta trascendencia, qué más se puede pedir. Markel Susaeta fue el artífice de este logro. Lo hizo cuando corría el minuto cuatro de la primera mitad…

vía MD Un tanto siempre soñado.