Esperando al Athletic… Y apareció. En el momento oportuno y ante un rival de enjundia. Tres puntos que son más que eso. Lo prometido era deuda, y el Athletic la cumplió. Sus jugadores vaticinaron un partido, como dijo un de nuevo imbatido Gorka Iriazoz en la previa, «vibrante, con mucha energía, de magnitud», y a fe que lo fue. Un Athletic distinto. Un Athletic reconocible. Un Athletic…

vía GARA – Vuelve la ópera a San Mamés.