BILBAO – Decía Aritz Aduriz el jueves, en víspera de la visita del Espanyol, que “nadie es imprescindible en un equipo” y que, por tanto, él no se consideraba así, que es uno más. Nadie duda de la sinceridad de sus palabras, porque le ha tocado chupar mucho barro en los momentos más delicados de su carrera. Se puede ser políticamente correcto en los discursos, pero la realidad es innegable. El Athletic…

vía El imprescindible. Deia. Noticias de Bizkaia...