LLOVIÓ a quemarropa pero, lejos de mojar las redes, el Athletic hizo aguas. Los leones cayeron de la nube para darse de bruces ante un Córdoba correoso que pescó en el río revuelto de Iturraspe, un futbolista que se enmarañó, una vez más, a la hora de dar la última zancada para saltar la charca. A su lado apareció Ghilas para encarar a Iraizoz y verter un jarro de agua fría sobre las gradas de San…

vía Agua fría y el Doctor Bacterio. Deia. Noticias de Bizkaia...