EL valor de la victoria sobre el BATE no alcanza para mirar al futuro inmediato con la confianza nacida de los resultados previos al partido con el Córdoba. Parecía que el equipo había dejado atrás sus penurias y empezaba a caminar con paso firme hasta que el colista pasó por San Mamés. De nuevo competía, sin alardes, pero complicando la vida a sus rivales, demostrando que la solidez en tareas de contención…

vía Domingo de tensión. Deia. Noticias de Bizkaia...