El Athletic necesita como el comer la aportación goleadora de los hombres de segunda línea, tal y como se demostró la pasada temporada. No es bueno que Aduriz recoja sobre sus hombros toda la responsabilidad. Hay que repartir. En Anoeta se sumó a la fiesta Óscar De Marcos. Lo hizo en el momento oportuno. Para salvar un empate…

vía MD De Marcos se suma a la fiesta por la espalda.