NO hubo coros indecorosos en las gradas de Anoeta, así que el derbi vasco transcurrió bajo cauces deportivos y en consonancia con la decencia que el nuevo catecismo del Comité contra la Violencia va a imponer en breve para intentar erradicar de los estadios al personal que acuda con ánimo de descargar sus frustraciones mediante el insulto, las injurias y la calumnia. Hay aficiones que van tomado la iniciativa poniéndose en faena, y con el mismo ánimo de chirigota con…

vía Los hijos de la gran fruta. Deia. Noticias de Bizkaia...