El empate con el que tocó a su fin el derbi de ayer en Anoeta dejó un buen sabor de boca a Ernesto Valverde, que deberá esperar hasta la próxima temporada para intentar sumar su primer triunfo como visitante en Donostia. El técnico rojiblanco, satisfecho con la capacidad de reacción mostrada por sus jugadores tras una defectuosa puesta en escena, valoró el punto arañado ante la Real después de un inicio de…

vía Un punto positivo tras un mal inicio. Deia. Noticias de Bizkaia...