UN bajón. El Athletic sufrió el varapalo habitual ante el Atlético de Madrid desde la final de Bucarest, una maldición que persiste en el tiempo. El conjunto rojiblanco se adelantó gracias al tanto de Mikel Rico, el primero del curso, pero entre el árbitro y la pegada colchonera todo se fue al garete en un partido donde Mikel San José, adelantado a la medular, ofreció compromiso entre la nebulosa en la segunda mitad…

vía El San José cumplidor. Deia. Noticias de Bizkaia...