Parecía que el Athletic había aprendido la lección, que por fin Valverde había conseguido explicar a su gente el método para superar a un rival tan especial como este Atlético que dicen que es el de Simeone pero que, en realidad, es el de siempre, el que cualquier aficionado conoce desde tiempo inmemorial. El Atlético, es algo más que un equipo, es una pandilla que lo mismo juega un fútbol de nivel que convierte sus partidos en una riña callejera. El otro fútbol que dicen algunos cínicos, que funciona mucho mejor cuando está…

vía Juego de Cabeza Un penalti inexistente acabó de hundir a un Athletic que ya empezaba a flaquear.