Ni tan mal. Tras el mal cuerpo que el Athletic dejó a sus aficionados el sábado en Liga ante el Deportivo, pocos hubieran apostado por una victoria tan contundente como la de ayer contra el Celta, que supone, por fin, afrontar sin agonías un partido de vuelta -ni los más viejos del lugar lo recuerdan- y, lo que es tanto o más importante, recuperar un poco de autoestima…

vía GARA – Un poco mejor, pero no como para olvidar el fiasco de Riazor.